Ante tal situación, en la Secretaría de Gobernación, existe molestia por la mala investigación que lleva la División de Inteligencia de la Policía Federal a cargo de Ricardo Eduardo Aranda Aguilar, quien puede ser removido de su cargo.

Y, es que Ricardo Eduardo Aranda Aguilar, actual titular de la División de Inteligencia de la Policia Federal llegó a ese puesto está semana, después de la repentina separación del cargo de el ex comisario general, Alejandro Bautista García siendo ellos personal directamente bajo el mandó y personas de confianza  del comisionado  general de policía federal Manelich Castilla Cravioto.

En relación con los hechos del lunes 3 de septiembre en la explanada de Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México, con base en la coordinación interinstitucional, elementos de la Policía Federal presentaron este viernes ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México a dos probables participantes.

 Tras las indagatorias efectuadas por la Fiscalía de Investigación en Agencias de Atención Especializada, para determinar la situación jurídica de los hombres de 27 y 33 años, éstos fueron puestos en libertad para continuar con las investigaciones del caso.

 La representación social adoptó la determinación toda vez que en su detención no hubo flagrancia ni se tuvo acusación alguna en su contra.

 Uno de los presentados, incluso, afirmó no haber estado en el lugar de los sucesos y en ningún momento se le observa en los videos que forman parte de la investigación.

 Adicionalmente, en el mismo análisis del material videográfico presentado como indicio, no se observa agresión alguna por parte de los presentados hacia los manifestantes.

 No obstante, durante sus entrevistas los presentados aportaron datos contundentes para continuar la investigación y ubicar a los responsables de las agresiones contra los estudiantes que participaron en la manifestación pacífica del pasado lunes.